• tapones

Tapones para los oídos

Existen diferentes situaciones en las que los tapones para los oídos son nuestra salvación. Estos protectores auditivos nos permiten disfrutar plenamente de ciertas actividades o también de un descanso total.

Algunos llegan a pensar que los tapones pueden causar cierto daño a la salud, pero si se usan adecuadamente, pueden ser de gran ayuda en ciertas situaciones:

  • proteger el oído debajo del agua;
  • entornos ruidosos;
  • conseguir un descanso pleno cuando el ambiente no lo permite.

Existen tapones de un solo uso o reutilizables y, dependiendo del uso que le des, existen de distintas formas y materiales. La mayoría están hechos de espuma, pero también existen tapones de cera, silicona o algodón. Pero, ¿en qué situaciones utilizamos tapones para los oídos?

¿Cuándo utilizar tapones para los oídos?

Tapones para dormir

La mayoría de personas asocian los tapones con el dormir. Y, aunque no es la única función que tienen, es la más reconocida.
A diferencia de lo que creen algunos, dormir con tapones no es malo. Es una solución para los que les cuesta conciliar el sueño profundo. Los materiales más utilizados son:

  • Tapones de silicona: se adaptan completamente al canal auditivo.
  • Tapones Espuma blanda: se expanden y se adaptan apretando con los dedos.
  • Tapones de cera: Moldeables y cómodos gracias a su textura blanda.

Los más recomendables para dormir son los de cera debido a su forma moldeable. Aunque cualquiera de los tres sirven siempre que se mantengan limpios y se haga un buen uso de ellos.

Tapones para nadar

Una de las mejores funciones de los tapones es la de proteger el oído del contacto con el agua y la humedad. Eso es pensado mayoritariamente para personas con oídos sensibles puesto que los tapones para nadar tienen la función de evitar que el agua se acumule en los canales auditivos.

Los tapones para nadar suelen ser de silicona hipoalergénica pensados para evitar infecciones y alergias. Aunque también se utilizan mucho los de cera, tanto para adultos como para niños. Así pues, además de los nombrados también se utilizan los siguientes tapones para nadar:

  • Tapones de espuma: Al ser los más baratos, son más adecuados para reducir el ruido y no tanto para evitar el agua. Aun así, se podrían utilizar.
  • Tapones de silicona inyectada: Ideales para reutilizarlos y para mantenerlos limpios. El único inconveniente es que no es adaptan a todos los oídos y pueden ser un poco más molestos que otros materiales. Sin embargo, existen los tapones de silicona moldeable y forman un cómodo enganche impermeable.
  • Tapones ergonómicos: configurados para encajar a la perfección en el interior del oído. La mayoría son de látex.

Tapones para músicos, musicales y conciertos

Muchos músicos o personas que están en constante contacto con altavoces, recorren a los tapones para proteger su aparato auditivo. Eso es debido a que estar tanto tiempo escuchando sonidos extremos es una de las causas principales de padecer pérdidas de audición.

Lo más indicado es contar con tapones personalizados puesto que los otros normalmente el material es más suave. Aunque cualquier protección es buena si eres constante. Se pueden encontrar de todo tipo y materiales. Cada vez son más sofisticados y se pueden personalizar más.